воскресенье, 11 августа 2019 г.

Andrea del Boca en la revista Paparazzi: “Mi hija fue el único vínculo que pudo desbancar a mi carrera”

¿Un aviso de que en cualquier momento blanquea con el doctor Juan Pablo Fioribello? La actriz, actual integrante del elenco de Brujas, anuncia que atraviesa un momento bisagra en su vida. Decilo, Andrea, decilo…

 
ANDREA TRABAJA EN LA CALLE CORRIENTES, EN LA OBRA BRUJAS.
En pocos días, Andrea del Boca (53) celebrará sus cincuenta años de trayectoria arriba del escenario, la columna vertebral de su vida, que hoy la encuentra haciendo Brujas, en el Teatro Astros. La mamá de Anna comenzó una etapa de renovación que no sólo incluye a la actriz sino también a la mujer, desde lo estético y emocional. “Investigué un poquito y no hay muchos casos en el mundo que haya una persona que tenga cincuenta años de trayectoria con una edad como la mía, y que haya sido una carrera ininterrumpida”, dijo.
–¿Y cómo lo vivís? –Con mucho orgullo porque no sólo depende de mí, sino también de mi familia, que me acompañó, del público que me siguió, y de muchos compañeros que me acompañaron. Por eso no puedo mentir la edad tampoco, je, je. Creo que mentir la edad es tener una mala relación con los años vividos, con las risas y las lágrimas que uno haya pasado. Si tenés una buena relación con la vida que pasaste, con las elecciones que hiciste, con las cosas que a veces te encuentran, que otras buscaste… no va. Sacarte años es sacarte identidad.
–¿En qué momento te llegan estas bodas de oro con la actuación?
–Nunca imaginé llegar a estos cincuenta años y tampoco hacerlo arriba de un escenario, que es la cuna de la actuación. No creo en las casualidades. En mi carrera siempre se dieron las cosas por casualidad, pero con una causa. Y creo que esto también. Volver al teatro, a la Avenida Corrientes, en temporada, con Brujas, que es una marca registrada, una de las obras que estuvo más años en cartel, es un privilegio. Es un volver a enamorarme, un reencuentro conmigo, con el público. Creo que, a partir de ahora, empieza una nueva etapa como mujer y como actriz.



EL DOCTOR JUAN PABLO ESTARIA SALIENDO CON DEL BOCA.
–¿Estás haciendo un balance de estos cincuenta años?
–No lo hice en estas cinco décadas, no me pasó. Siempre los hago cuando llega mi cumpleaños. Tengo mi cuaderno donde voy haciendo anotaciones y luego veo qué voy haciendo. Pero no me pasó de tener crisis de los treinta, los cuarenta y ahora los cincuenta. No son poca cosa cincuenta años de carrera, y el otro día empecé a hacer un balance. Por un lado, me tendría que jubilar por los años de trabajo. Pero por mi edad no puedo. Entonces me pregunté qué cosas me vuelven a enamorar para seguir explorando, para seguir con este matrimonio que tenemos con el público. Con la gente fuimos creciendo juntos. No soy de arrepentirme de las cosas. Sí, quizá, de una sola cosa… Cuando estaba en Italia, que había empezado mi carrera como cantante en España, me ofrecieron hacer una película, y decidí volverme por amor. Y, con el tiempo, pensé que si no me hubiera vuelto, hubiese sido otra vida. Tal vez, hubiese hecho la película, me hubiese quedado y enamorado allá. Pero en ese momento sentí que tenía que priorizar mi vida sobre mi carrera. Era chica, se trataba de mi primera relación.
–Fue con Silvestre… –Mi carrera me ayudó a darme cuenta de algunas elecciones que hice en la vida. Por ahí, lo que atraía de mí, de mi carrera y de ser una persona independiente y no la típica mujer que se quiere relacionar para casarse, tener hijos y que la mantengan, en algún momento eso se transformaba en un peso, en una molestia en la relación, peor que si hubiese engañado con un amante. Y mi carrera me ayudó a darme cuenta de quiénes estaban por quien soy y no por lo que significo. Es un proceso duro entenderlo pero también es bueno tenerlo de aliado para que me abra los ojos. Soy de relaciones largas. Me costaba darme cuenta. Después, con mi hija, se ordenó más mi vida. En realidad, porque cuando nació mi hija fue mi único vínculo que pudo desbancar a mi carrera. Hubo momentos de mi vida en que dejé de lado a la mujer, no por obligación sino por decisión propia. Creo que ahora hay cosas que se empiezan a relajar más porque mi hija ya es mayor de edad, empieza a tomar sus propias decisiones. Mi carrera ha renacido. Y ahora es tiempo para darle espacio a la mujer.



SU HIJA ESPERA SEGUIR LOS PASOS LABORALES DE LA MADRE.
–¿Y eso incluye al abogado Juan Pablo Fioribello?
–No, no… No incluye a nadie. Ahora puedo darme el tiempo como mujer de conocer a alguien o empezar una relación, dándole su espacio y su tiempo. Hoy me siento más plena para dedicarle tiempo a una pareja. Estoy más sólida para estar abierta a qué suceda. Me encantan los pequeños grandes gestos, no la alhaja. Hay mensajes muy lindos y halagadores por redes, pero soy de la vieja escuela, le dejo al caballero que despliegue lo suyo.
–¿Te gustaría casarte? –La verdad, nunca nadie me propuso casamiento. Creo que nadie domina a nadie. El amor tiene que ser libre. La gente me dice que me ve distinta. En los últimos tiempos pasaron cosas que necesitaba poner en orden, y en eso el doctor ayudó muchísimo, puso luz. 


ANDREA SE LUCE EN LA OBRA BRUJAS.
 

среда, 19 июня 2019 г.

Andrea Del Boca con Juan Pablo Fioribello en Caras: "Disparo al corazon" (19/06/2019)

"Su presencia cambió mi vida", confesó la actriz sobre su incipiente relación. 

En octubre, cuando Juan Pablo Fioribello (44) tomó el caso judicial de Andrea del Boca, el pesar de la actriz se redujo notablemente. La propia artista lo aseguró:”Han sido dos años muy complicados y duros y a partir de la irrupción del doctor Fioribello se hicieron muchos cambios: hablar de ciertos temas, poner luz, sacarme una mordaza, estar más tranquila y poder dedicarme a mi trabajo. Ese fue un click sumamente importante. Conocerlo fue una de las mejores cosas que me sucedió el año pasado”.
 A Del Boca la representaba judicialmente el  doctor Fontán Balestra, quien tenía la estrategia de no salir a hablar públicamente de la causa. “Nunca diré nada malo de un colega, sólo hay diferentes estilos jurídicos. Ella venía con una postura de no hablar y eso conmigo no va”, asegura el letrado que a los 17 años empezó a trabajar en una fiscalía del Poder Judicial.
 “Vengo de una familia relacionada al Derecho: mi papá es juez de cámara de la Nación y mi mamá era abogada. Siempre me apasionó la parte penal de Abogacía. En 1998 y 1999 estuve en la Secretaría de Seguridad en la provincia de Buenos Aires de la mano del ministro de Justicia y Seguridad, León Arslanián. En 2001, estuve en el área de Investigación dentro de la Oficina de Anticorrupción. Del 2004 al 2009 estuve como director general del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires con todo el manejo operativo y logístico de una fuerza. Hice cursos en el exterior con el FBI sobre criminalidad e investigaciones penales y di clases como profesor penal en la universidad. También represento jurídicamente a políticos, empresarios y sindicalistas, y asesoro en materia de reforma penal y seguridad a dos gobernadores de peso a nivel nacional”, agrega quien bajo ningún punto baraja la posibilidad de que Andrea vaya presa ya que asegura que va a salir absuelta.
—¿Cómo se da su contacto con Del Boca?
—Por medio de Moria Casán, a quien también represento como abogado. Moria le recomienda a Andrea que me venga a ver al estudio ya que buscaba un cambio en su caso. Andrea es una persona de los medios y le debía una explicación al público: nada más ni nada menos que contar su verdad. Celebro que dentro de dos meses comience el juicio oral ya que se va a echar luz sobre la oscuridad que hay hoy sobre su caso. Allí Andrea tendrá la oportunidad de defenderse y que se debata al respecto. Ella está tranquila porque es inocente y siempre estuvo a derecho. Se demostró que la novela se hizo y que todos los actores cobraron; las pericias fallaron a favor. Andrea trabajó con todos los gobiernos del país y jamás tuvo un solo problema, excepto esta causa que tiene una carga política importante porque es un año electoral y hay intereses que lo quieren llevar para ese lado. Por eso, esperamos el juicio con tranquilidad.

—Esa representación judicial se transformó también en una relación personal entre ustedes…
—Sí, se dio un vínculo muy lindo y espontáneo. Nuestra relación empezó profesionalmente y mutó a nivel personal. Soy de las personas que quieren mucho a su país y defiendo nuestros valores nacionales. Andrea es parte de nuestro patrimonio artístico y, por eso, la defiendo. A quienes nos dieron tanto, en su caso a nivel cultural, hay que cuidarlos. A veces en Argentina se suele atacar a sus referentes y a mí me gusta tributar a los artistas en vida. Muchos quieren llevar nuestra relación al ámbito estrictamente sentimental y la realidad es que tenemos una hermosa amistad. Ella también me pidió que la asesore y represente en su carrera, que la ayude en sus trabajos nacionales e internacionales. Fue algo que se dio naturalmente y ya firmó conmigo algunos contratos en México y la propuesta de Moria, Daniel Comba y Maxi Cardaci para hacer la obra “Brujas”.
También un director muy conocido nos propuso hacer una película juntos, en base a un guion del cuñado de Andrea, Enrique Torres. Sería una co-producción española, estadounidense y argentina, donde quieren que actúe de lo que soy: abogado penalista. Todavía lo estoy analizando porque no me formé como actor, más allá de que tenga experiencia en los medios. Pero Andrea y varios productores insisten bastante que esto sería un golazo si se lleva a la pantalla grande o se hace una miniserie para Netflix. También participaría la hija de Andrea, Anna. La propuesta me sorprendió gratamente. Estoy en un momento de mi vida donde hago aquello que me da placer. Y si embarcarme en este proyecto con gente que quiero me generara disfrute, seguramente lo haría. Aprendí con el tiempo a no cerrar las puertas y a desestructurarme. Son cosas que trascienden lo laboral y que se dieron entre nosotros naturalmente, sin planearlo.

—Como esta experiencia de tiro en el polígono de Belgrano Shooting Club, a donde la invitaste…
— Sí, Andrea me dijo que nunca imaginó verse disparando con una pistola 9 milímetros, pero lo disfrutó mucho: la idea surge también porque su personaje en el thriller romántico que escribe “Quique” Torres tiene que ver con esto. También fueron espontáneas las salidas que hemos compartido al teatro o a ver tango, nos llevamos bárbaro y está bueno descomprimir entre tanta cuestión judicial. Ella es una persona excelente que no fue bien cuidada en algunos aspectos por determinados medios y eso le generó un perjudicial ostracismo. Conmigo, hoy ella me manifiesta que tiene otra seguridad para hablar públicamente y su imagen se revirtió: en “Brujas” la ovacionan siempre a sala llena.

—¿Cómo surge su afición al tiro deportivo?
—Practico tiro desde hace muchos años por hobby y por los cargos que tuve. Lo hago dentro de un contexto que nada tiene que ver con fomentar la violencia que a veces se quiere instalar. Al contrario, la gente que practica tiro es sumamente educada, formada y respetuosa de las normas y la disciplina. Soy socio del Belgrano Shooting Club, que es un lugar para toda la familia: van desde chicos hasta mujeres como deporte (y defensa personal). Tiro es un deporte olímpico; las armas no son buenas ni malas, son el uso que uno les dé.  También jugué al rugby, practico artes marciales desde muy chico y hago paracaidismo y esquí; mi cable a tierra son los deportes extremos: es una forma de descargar las tensiones que me genera mi actividad como abogado penalista. No tomo alcohol, no fumo y jamás me interesaron las drogas. Estoy en un momento de plenitud. Tengo un hijo que se llama León (5), quien es el sol de mi vida. Con mi ex, quien también es abogada, mantengo una excelente relación. Mi hijo me cambió en todo sentido. Estuve muchos años en la función pública, abocado a temas complejos, escabrosos y duros (la lucha contra el narcotráfico, secuestros, etc.) y la faceta de padre me humanizó mucho. Con él, pasé de la función pública a la privada porque no era tan estresante.  

—¿Tiene algún límite profesional?
—No defiendo a acusados de violaciones de menores y mujeres. Me han ofrecido defender a Juan Darthés en su momento y lo rechacé. No digo que sea culpable, sólo que el caso en sí con menores y mujeres me genera una repulsión tan grande que no lo puedo abordar con imparcialidad.

   Juan Pablo habla distendido después de guiar a la actriz en los movimientos del manejo del arma. “Fue un auspicioso debut en tiro deportivo. Andrea tuvo gran puntería”, manifiesta el mismo letrado al que la hija de la actriz, Anna, y la hermana de Del Boca, Anabella, definieron como gran persona y profesional.  “Es mi abogado, pero tampoco estoy cerrada a que la vida me sorprenda con él, ambos estamos solteros. Hoy por hoy somos amigos, nos llevamos muy bien y divertimos mucho. Es una gran contención para mí”, asevera Andrea. “Se dio naturalmente una buena química”, concluye por su parte Fioribello mientras ella asiente sonriente a su lado.
Fotos Federico De Bártolo
Agradecimientos: Belgrano Shooting Club, La Pampa 1275, belgranoshooting1990@gmail.com.
Fuente Revista Caras

четверг, 13 июня 2019 г.

Andrea Del Boca, su hija Anna y su hermana Anabella: “Somos una tribu que se autoprotege”


 
Se definen como una familia bien italiana, que tiene la costumbre de acompañarse en todo momento. “Somos una tribu súper unida que se protege la una a la otra. Eso lo heredamos de nuestro papá Nicolás, quien siempre nos decía que estemos todos juntos”, cuentan Andrea del Boca, su hermana Anabella y la hija de la actriz, Anna, en la primera producción que las tres hacen para CARAS en el Jardín Japonés de la ciudad de Buenos Aires. “Además de ser mi hermana, Anabella es mi mejor amiga: fue la primera que supo que estaba embarazada. Tenemos una unión asombrosa: sin decirnos nada, solemos comprarnos y hacer las mismas cosas”, menciona Andrea yAnabella continúa el relato: “Yo soy más contestataria pero nos complementamos muy bien”.
 
Si bien Anabella vive en Los Ángeles desde hace varios años, cuando a su marido Enrique Torres lo contrataron como productor para hacer la telenovela “Te Amaré en Silencio”, viaja seguido a la Argentina. “El arte atraviesa a la familia. Yo estudié diseño de indumentaria y escenografía, hago ambientación de cine y televisión. Ahora ‘Quique’, está escribiendo una serie donde Andrea será la protagonista y yo la ambientadora. Es un thriller romántico con producción de España y EE. UU. Andrea también quiere que Anna y su abogado, Juan Pablo Fioribello, participen en este proyecto como actores”, confiesa Anabella con entusiasmo. Es que, además de ser su letrado, Fioribello se convirtió en los últimos meses en una contención fundamental para la actriz. “A Juan Pablo también le gusta el teatro. Por eso, suele asesorarme en el trabajo. Cuando estaba en Madrid, grabando el programa ‘El Mundo en Amores’, que mezcla los viajes y la gastronomía, él me llamó y preguntó si estaba para hacer la obra ‘Brujas’. Le dije que sí porque me encantó la propuesta de Moria Casán y Daniel Comba. También acepté para honrar a mi papá, a quien le encantaba verme arriba de un escenario; quería celebrar así mis 50 años de carrera”, asevera Del Boca luego de estrenar en el teatro Astros ante la presencia de su mamá Ana María Castro, Anabella, Anna y Fioribello, con quien se la relaciona sentimentalmente. “Es mi abogado pero tampoco estoy cerrada a que la vida me sorprenda con él. Hoy por hoy somos amigos, nos llevamos muy bien y divertimos mucho. Ambos estamos solteros y, para descomprimir todo el aspecto judicial que él me lleva adelante, salimos al teatro”, aclara Andrea. “Fioribello es buen pibe, a nosotras nos cae muy bien. Es un hombre que nos dio mucha tranquilidad”, completan Anna y Anabella con complicidad y aprobación. “Antes no salí a hablar sobre mi causa porque seguía la estrategia de mi anterior letrado. Y cuando lo conocí a Juan Pablo por recomendación de Moria, consideramos que tenía que contar mi verdad ya que se estaban diciendo cosas que no eran ciertas. En pocos días él tomó mi caso y nos alivió. Yo creo en la justicia y siento que cuando se expida se va a aclarar todo”, asegura Del Boca. "Nos hicieron mucho daño a nivel familiar. Y lo que más lamentamos es que toda esta situación generó la enfermedad y posterior partida de papá. Su tristeza derivó en un cáncer, que se lo llevó en tres meses; él lloraba mucho porque le dolía ver y escuchar todas las barbaridades que se decían de Andrea", afirma Anabella. Anna escucha atenta y aciente con la cabeza. A tres meses de su tapa en Caras, destaca que también necesitó contar su verdad para seguir adelante. "En febrero cuando salió mi nota con Héctor Maugeri dijeron que era una estrategia para estar en el "Bailando"...que era marketing. Y el tiempo hizo caer de nuevo todas esas mentiras. El único objetivo de esa entrevista fue desahogarme ya que en mis 18 años de vida siempre mi intimidad fue mediatizada, como si fuera un ping-pong entre padre y madre. Yo sólo quería ponerle voz a mi historia para dar vuelta la página, nadie me obligó a hacerlo. Tampoco buscaba la repercusión ni acercamiento de la otrea parte, quería ser dueña de mis propias acciones" manifiesta Anna convinciente. "Y yo como mamá siempre respetaré y apoyaré sus decisiones. Mi hija es mi mejor proyecto" concluye Andrea mientras su heredera la observa orgullosa y tenues rayos de sol se apoderan del mediodía porteño.
 “Anabella presenció mi parto y fue la primera que vio a Anna. Tenemos una unión maravillosa como hermanas” (Andrea del Boca) 
Revista Caras